ENDODONCIA

La endodoncia, más conocida como tratamiento de conducto, es la prevención, diagnóstico y tratamiento de desórdenes de la pulpa dental (el tejido blando dentro del diente conocido popularmente como "nervio"). La pulpa dentaria contiene nervios, vasos sanguíneos, células y otros tejidos que son importantes en el desarrollo del diente. Un tratamiento de conducto es una manera segura y efectiva de salvar un diente dañado que de otro modo tendría que ser extraído.

Radiografía que muestra una infección ósea en relación a dos piezas dentarias.

Radiografía que muestra las dos piezas con la endodoncia realizada.

Procedimiento endodóntico
Luego de aplicar anestesia local y de aislar la pieza dentaria, se procede a hacer una apertura en la corona de la pieza dentaria. A través de este acceso  y utilizando instrumentos muy finos, se retira la pulpa dentaria y el tejido infectado y se alisan, lavan y desinfectan los conductos para permitir su relleno. Esto se realiza con un material biocompatible, generalmente, un elemento similar a la goma llamada gutapercha. La gutapercha se aplica con un cemento adhesivo para asegurar el sellado completo de los conductos radiculares. En la mayoría de los casos, se pone un relleno temporal para obturar la apertura de la corona, el cual será retirado  antes de que el diente se restaure apropiadamente.

En una endodoncia, los conductos son limpiados y luego sellados. Con la finalidad de mantener este sello, prevenir futuras infecciones y devolver la óptima función, es importante  restaurar el diente. Además, aquellos dientes tratados endodónticamente son susceptibles a fracturas la que a su vez podría llevar a la perdida de la pieza dentaria.
Get Adobe Flash player

Las posibilidades de restauración, que van desde una obturación de composite hasta una corona con perno y muñón, dependerán de la cantidad de estructura dentaria original sana remanente. Los dientes anteriores que mantengan gran cantidad de su estructura sana podrán ser restaurados con una obturación de composite. Por el contrario, si se ha perdido una gran cantidad de tejido dentario ya sea en una pieza anterior o posterior, las coronas son el procedimiento indicado.

Preguntas frecuentes


¿Por que debería necesitar un tratamiento endodóntico?

La pulpa dentaria está protegida por una capa de tejidos duros que se llaman dentina, la que a su vez está cubierta por el esmalte (es la parte visible de los dientes). El tratamiento de conducto es necesario una vez que la pulpa dentaria se inflama o infecta. La causa más común de esta inflamación o infección es la presencia de una caries profunda que ya ha traspasado las dos capas exteriores (esmalte y dentina) e invadido la pulpa (nervio). La inflamación de la pulpa dentaria también puede ser ocasionada por repetidos  tratamientos en una misma pieza dentaria o bien por algún trauma. Si un diente recibe un golpe, puede causar daño a la pulpa y los síntomas pueden aparecer recién años después.
La inflamación o infección de la pulpa dentaria puede causar dolor o resultar en un absceso si no se trata a tiempo. Este daño se puede presentar como un dolor agudo y punzante, después de tomar algo caliente o frío que persiste por más de 10 segundos.
Un diente que ha perdido su color como resultado de un trauma, es un signo de un diente sin vida. La inflamación y dolor de la encía en la raíz de un diente son signos y síntomas de un absceso. En algunas ocasiones no hay síntomas, pero la pulpa dentaria está muerta. En todos estos casos, se requiere una endodoncia.

¿Es verdad que estos tipos de tratamientos son muy dolorosos?

La mayoría de los pacientes viene a la consulta cuando ya están con un dolor muy fuerte causado por la inflamación o infección de la pulpa dentaria. Los procedimientos endodónticos se realizan para aliviarlos de ese dolor. Con anestesia y las técnicas disponibles hoy en día, el tratamiento de conducto es muy cómodo y generalmente, se realiza en una sesión, dependiendo del nivel de infección.
El diente queda un poco adolorido luego de un tratamiento de conducto por algunos días. Esta molestia mínima, se puede aliviar tomando algunos medicamentos.

¿Por qué siento dolor en una pieza que ya tiene un tratamiento de conducto?

La mayoría de las piezas tratadas endodónticamente sanan completamente y pueden mantenerse tan bien como las piezas sanas. Sin embargo, hay casos en que la pieza no evoluciona bien y el dolor continúa luego del tratamiento inicial. Una nueva caries profunda o una obturación fracturada pueden permitir el ingreso de saliva y de bacterias al conducto y volver a infectar la pieza. Generalmente, volver a tratar la zona soluciona el problema.